Hola a todos!!!

Espero que esteis aprovechando bien el verano, que ya mismo se nos acaba y volvemos a la rutina.

Nosotros entre prueba y prueba de nuestro #embarazo y entre turno y turno de trabajo (ambos seguimos en activo, servidora afortunadamente cuenta los dias ya para la baja 😀) pues aprovechamos cada minuto libre que tenemos para dedicarnos a nuestras multiples aficciones y tambien para darnos esos caprichitos que dicen que cuando llegue nuestra mini-cheita no tendremos tiempo de darnos.

El otro dia me puse nostalgica y como buena cordobesa que soy me dije… Hoy toca Salmorejo… Y manos a la obra!!!

Queria compartir la receta con vosotros porque ya basta de Salmorejos para beber como nos venden en los supermercados… El salmorejo es para comer, lo que se bebe es el gazpacho pero el salmorejo se come con cuchara, mojando pan o como querais pero nunca es para beber… Y además es cordobés, que no os la den con queso diciendo que es de otro sitio!!!

La receta no puede ser más sencilla, de andar por casa y sobre todo de aprovechar lo que tenemos pocho que es como lo ha hecho mi madre toda la vida: necesitamos pan, tomates, aceite, sal y ajo.

El pan abre un debate interesante: los puritanos lo prefieren de lo que en Cordoba llamamos “telera” a mi personalmente me resulta demasiado seco y prefiero usar el que tenga por casa que se esté poniendo duro y asi aprovecho para no tirar.

465194_381856918519988_671420624_o

Con los tomates pasa lo mismo… Puedes ir al super a comprar los tomates mas caros si te apetece, yo uso siempre los que tengo más rojos que le dan mas color al salmorejo y además suelen ser los que van para pochos también.

En el aceite no tengo duda, no uso uno especifico de una marca en concreto pero siempre de oliva y de la mejor calidad posible (virgen extra o asi) que le de su caracteristico saborcito, ese regustito que deja en la boca el aceite bueno.

La sal y el ajo no pueden faltar aunque en mi caso, que soy anti-ajo total porque no me puede sentar peor al estómago procuro echar lo minimo de lo minimo y además lo abro y le quito lo del centro para que no repita tanto.

Luego para decorar podeis usar jamon a daditos, huevo duro, atun, un chorrito de aceite… La decoracion es libre y yo hace tiempo que me la salto porque siempre pongo el salmorejo como acompañamiento (con tortilla de patatas es el top, o con un buen pescaito frito) y al final la decoracion no la apreciamos.

¿Como lo preparamos? Bien sencillo, os cuento mi metodo:

En el recipiente donde vayamos a batir (yo no tengo thermomix, asi que alli donde vaya a batir con batidora) ponemos el pan, el aceite, los ajos y la sal. Yo no mojo el pan antes pese a que mi madre si que lo ponia un poquito a remojo, si usais pan durito de dias anteriores quizas seria conveniente echar unas gotas de agua para ablandar un poco pero yo prefiero ablandarlo todo partiendo los tomates encima del resto de ingredientes, de manera que el propio jugo que suelta el tomate al manipularlo esta humedeciendo el pan. Yo no pelo ni despepito los tomates, pero si quereis hacerlo sois libres 😀. Y una vez tenemos los tomates partidos encima del pan, a mi me gusta prensarlos un poco (con hacer un poco de fuerza hacia abajo con la misma batidora antes de empezar ya vale) para que se moje el pan aun mas con el jugo de los tomates. Marcha a la batidora y listo! Yo no uso thermomix como ya he dicho, ademas no me gusta demasiado la textura tan tan tan fina que deja… Para mi el salmorejo debe tener consistencia, yo lo paso muy bien con la batidora porque tampoco es que te encuentres un trozo de pan sin pasar… Pero el salmorejo está para mí a caballo entre puré y un “pasado” o “majado” y la thermomix lo hace demasiado cremoso para mi gusto y el del señor Cheito…

¿Veis que sencillo? No puede ser mas facil, os animo a probarlo y a que me conteis!!

 

Anuncios