Hola de nuevo!

Esta semana vamos de recetas. Hoy os traigo una receta que en principio la hice para Cheibaby y acabó compartiendo con su señor papá jejeje.

Confieso que como Cheibaby va a la guardería y allí toma la fruta, en casa hasta ahora hemos preparado sus potitos de fruta sólo los fines de semana. Empezamos en Febrero con la fruta y a veces le damos uno hecho de Nestlé porque aprovechamos los findes para salir un poco en familia y o salíamos después de la fruta (que en estos meses hasta ahora ya es tarde y hacía frío para salir) o se la dábamos en la calle y la casera no se puede hacer y llevar… ¿o sí?

Siempre había pensado que la fruta de los bebés o era en tarrito de los que venden, o era en casa hecha en el momento pero de repente se me ocurrió que tenía que haber una tercera solución porque si la venden hecha y aguanta meses… ¿cómo no íbamos a poder hacer lo mismo los papás? Así que me puse a la búsqueda por internet y efectivamente, encontré las recetas de compota.

Sabéis que suelo enlazar a la receta concreta que uso cuando os comparto alguna, pero en esta ocasión fui picoteando de aquí y allá y además añadí mi propio toque así que lo siento (aunque si alguien me lee y cree que la receta es suya, que me contacte que yo encantada de enlazar a su web) 

La receta es súper sencilla y no se tarda mucho en preparar. Una vez abierto el tarro aguanta para el día siguiente y también la podemos congelar de una semana para otra.

La cantidad que os pongo es para hacer 2 tarros (yo uso los que van quedando vacíos de Nestlé Naturnes, que tienen una capacidad de 190 g)

COMPOTA DE MANZANA, PLÁTANO Y CEREALES.

2 manzanas pequeñas, 1 plátano grande, agua y 4 cacitos de cereales (en concreto yo los puse sin gluten porque Cheibaby aún no toma gluten.

  • Pelamos y partimos la fruta en trozos pequeños.
  • La ponemos a cocer a fuego lento poniendo un poco de agua (hasta cubrir la mitad).
  • Vamos removiendo de vez en cuando y cuando notemos que la fruta está blandita añadimos los cereales y mezclamos para que no queden grumos.IMG_20170317_112221[1]
  • Recordad siempre el fuego lento, remover para mezclar todo y cuando veáis que ya está bien blanda casi triturada la fruta apartamos. Lo llevamos al vaso de la batidora y trituramos. IMG_20170317_112631[1]
  • La repartimos en los tarros donde las vayamos a guardar pero acordaros que para mayor seguridad, debemos hacer el vacío a los tarros. Si no sabéis cómo, os dejo el enlace a una receta donde ya os expliqué cómo hacerlo. *** Cuidado al manipular los tarros que pueden estar calientes, y si no están los tarros la compota seguro que lo estará. 
  • Lo dejamos enfriar antes de tapar. Una vez atemperado, tapamos y lo podemos guardar en el frigorífico si lo vamos a consumir el mismo día o al siguiente o bien al congelador si lo hacemos para más tiempo. IMG_20170317_113633[1]

ALTERNATIVAS:

  • Después se me ocurrió que podíamos haber hecho la mezcla de cereales con leche de nuestro bebé y añadir este líquido en lugar de agua a la cocción para hacer la compota más completa y mitigar el sabor un poco.
  • También podéis eliminar los cereales si sois de los que piensan que los cereales son malos porque llevan demasiado azúcar y otros componentes, pero siempre dejando un poco de agua para la cocción.

Os he de decir que al principio la textura es diferente a la de la fruta hecha en el momento o de tarrito, es un pelín más espesa pero creo que se podría solucionar cociendo con un poquito más de agua.

Y el sabor es distinto pero no peor, de hecho está tan dulce que por poquito no me veo dándole una cucharada a Cheibaby y otra al Sr. Cheito jejeje. Al ser más dulce dependerá de si a nuestro bebé le gusta el dulzor o no.

¿Alguien en la sala que lo haya probado con bebés? ¿Alguna otra receta para ampliar la variedad? ¿Algún truco? Animaos a comentar!

Anuncios