Pues sí, acabo de leer este artículo en la web de las #Malasmadres a quienes sigo hace un tiempo y sólo le puedo decir a esta persona que GRACIAS.

GRACIAS por ser valiente y contar la cara que nunca nadie cuenta sobre la lactancia materna, GRACIAS porque tu historia me ha animado por fin a contar mi experiencia que aunque afortunadamente no acabó como la tuya pero estuvo cerca.

Ah! Y también te digo seas quien seas y estés donde estés que NO TIENES NADA DE QUÉ AVERGONZARTE, pues como tú bien dices para que un bebé esté feliz es esencial que la madre también lo esté y en circunstancias como la que viviste la solución pasa por donde tiene que pasar, la leche de fórmula y el biberón.

De nuevo GRACIAS porque esto es algo que siempre había querido contar pero algo de lo yo también me avergonzaba y me sentía culpable y espero que con las fuerzas que me ha dado leer tu experiencia y publicar la mía me sirva de catarsis para dejar esta mala sensación que internamente me sigue acompañando.

Os animo a que leáis la historia aquí y es que me siento absolutamente identificada con tantas cosas como que “Todo el mundo puede dar de mamar”, el sentimiento de culpa por pensar que eres mala o que lo haces mal porque si todo el mundo puede ¿porqué tú no?… 

Antes de nada aclaro que yo apoyo absolutamente a quien decide apostar por la LME, es más, los alabo y felicito y sigo sintiendo ese pinchacito porque yo no pude pero también pienso y me da igual lo que opine el resto que DAR EL BIBERÓN CUANDO NO PUEDES, PORQUE A VECES NO SE PUEDE (DIGAN LO QUE TE DIGAN), NO TIENE NADA DE MALO.

En nuestro caso sucedió así y perdonarme por las mayúsculas, pero es que hay cosas que claman al cielo y ahora a toro pasado pienso ¿Cómo aguanté esto sin decir nada?

No llegamos a ingresar a Cheibaby que nació con 3.100kg pero pasé algo muy parecido. Desde que nació no paraba de llorar, de hecho la primera noche de hospital tuve que aguantar a una enfermera que VINO A LLAMARME LA ATENCIÓN porque la niña lloraba mucho.
Me dijo que la pusiera al pecho (del que no la había separado desde las 16.25 que nació y que YA tenía con grietas) y me ESTRUJÓ el pezón (con mi consiguiente grito de dolor y lágrimas en los ojos) hasta que salió un poquito de leche o calostro o lo que fuese aquello y dijo ¿ves? Tú ponla y SI TE DUELE HAY QUE AGUANTAR PORQUE ES LO NORMAL ESO TIENE QUE HACERSE CALLO… os imaginaréis mi cara ¿¿¿????

Durante mi estancia (2 días y pocas horas) llamé como 6 veces al día a todo el personal insistiendo en que creía que mi hija no estaba mamando, no tenía la sensación de que comiese (eso del instinto maternal que dicen… completamente cierto)

El Sr. Cheíto salió a por el pack completo: crema para las grietas, pezoneras, sacaleches…
Nada, yo me encabezoné también en intentarlo sin ningún bibi de ayuda y la niña seguía igual llora que llora.

Fuimos a casa el domingo y toda la noche igual y el lunes, en la visita puerperal lo mismo: la matrona insistiéndome, enseñándome posturas para dar el pecho más cómoda y que la tuviera 24 horas pegada si hacía falta… Ah! Y que mi hija tenía un frenillo bastante pronunciado, que podría estar dificultando un poco la lactancia pero que no tenía porqué impedirla (en otros casos no lo ha hecho… y cómo odio que comparen a mi bebé con otros, ¡es que me saca de quicio!) y por eso NO SE LO QUITARON.

A las 3 horas de la visita puerperal la estampa era la siguiente en el salón de casa: bebé llorando enganchada a una teta, mamá llorando porque ni la bebé saca leche de una teta ni el sacaleches manual saca de la otra y los pechos como un balón de balonmano… Y ahí fue cuando el Sr. Cheíto y mi señora madre tuvieron que decir “ya has dejado que otros te convenzan de algo que no está funcionando, ahora deja que te convenzamos para irnos a urgencias a que os miren a las 2”

Resultado de la visita: en 3 días estábamos en 2kilos y algo, todavía no había echo pis sólo el meconio, azúcar al límite por abajo y biberón enchufado del que no dejó ni una gota y nos libramos por los pelos del ingreso.

Salimos de urgencias con la bebé y me metí en urgencias para que me desinflaran ese balón que tenía por pecho y tras estar más de 4 horas sola, separada de mi bebé, enchufada a un sacaleches eléctrico que me hizo sentir como una vaca a la que están ordeñando y sólo me sacó 70ml de leche y muchas lágrimas decidí que no quería continuar con la lactancia materna y pedí, supliqué que me recetaran las pastillas para la retirada a lo que me contestaron que “NO PASA NADA, ahora sigues estimulando en casa y puedes dar el pecho tranquilamente

Ahí ya me tuve que plantar y decir BASTA. NO, gracias. Como ya he dicho al principio me alegra sobremanera quien decide apostar por la LME y lo consigue, pero en mi caso ya no más.

NO QUIERO volver dentro de 2 días de nuevo a urgencias ni para mi hija ni para mí porque la panacea de la lactancia materna exclusiva no funcione para nosotras… Quiero ir a casa e intentar que mi bebé recupere el peso que tantos meses me ha costado (si, a mí, que la he llevado en mi vientre y he cuidado de mi salud y mi alimentación más que nunca para que nazca sana) Quiero empezar mi nueva vida con mi marido y mi hija, esa vida que tan feliz me pintaba todo el mundo y que llevo 4 días esperando que comience por seguir a rajatabla algo que no funcionaba con nosotras.

Y después de esta parrafada, aclaro también, para los y las extremistas que también las hay… que esto es mi experiencia personal, que en ningún momento aconsejo o desaconsejo a nadie que haga nada porque no soy la persona adecuada (de hecho ¿Quién es adecuado para aconsejar a una madre  sobre lo mejor para su bebé más que ella misma?)  Esto que he contado es parte de MI vivencia y MI experiencia por si hay alguien a quien le pueda ayudar y PIDO que se RESPETE igual que yo respeto todas las vivencias de los demás.

Puedes estar o no de acuerdo, puedes pensar que en mi caso habrías hecho esto o aquello… Pero siempre RESPETANDO.

¿Pudo esta nefasta experiencia influir en que sea tannnn mala comedora? Pues no lo sé, pero, menos mal que ya pasó y ahora estamos con otra etapa preciosa de nuestra adorada Cheibaby y disfruto de cada día aunque se me hace más corto y exprimo cada segundo libre que tenemos juntos los 3.

Anuncios