Bueno acabo de leer este post de Madresfera y si el cambio climático era ya algo que me preocupaba, ahora más si cabe porque me da pena pensar que Cheibaby no va a tener un lugar donde vivir al menos como el que nosotros hemos disfrutado.

Desde pequeña siempre he estado muy concienciada en este tema. De hecho recuerdo hablar con mi madre sobre separar residuos, cerrar grifos etc como cualquier niño hablaría de lo que ha hecho en el cole… Me encantaba reciclar!

Cuando conocí al Sr. Cheíto descubrí el reciclaje a un nuevo nivel y desde ahí empezó nuestra pasión por todo lo #DIY es decir todo lo Hecho a mano por uno mismo. Y para nosotros “Hecho a mano” normalmente implica no sólo a mano, sino también con materiales reciclados.

Como os digo, yo era muy de reciclar en casa separando residuos pero el Sr. Cheito me hizo ver que hay muuuchas cosas a las que le podemos dar una segunda vida y esto es lo que me gustaría que Cheibaby aprendiese.

Conozco la postura de ¿y qué más da lo que haga 1 persona si un ciento no lo hace? Pues da, a mí me da. No me da igual porque si lo hago yo y lo hace su padre, hay más posibilidades de que nuestra hija aprenda también a hacerlo. Y además si lo hago y lo muestro, puedo concienciar a alguien y podría ese alguien también comenzar a hacerlo… Como está clarísimo que no se hace nada es precisamente NO INTENTÁNDOLO. Y además, mi conciencia queda más tranquila sabiendo que hemos hecho todo lo que ha estado en nuestra mano.

Pero ¡ojo! Reciclar, luchar contra el cambio climático no solo es separar vidrio, cartón, plásticos y residuos orgánicos. No, hay mucho más que podemos hacer y que no es tan complicado:

  • Lo más fácil es separar residuos: orgánico, papel y cartón, vidrio, plásticos…
    • Pero es que antes de que sean residuos tenemos también las recetas de aprovechamiento para intentar minimizar los desperdicios en alimentos. #StopDesperdicios ¿Acaso no pensamos también que hay personas que con la comida que tiramos podrían vivir? No es que les des tus sobras, es que tus “sobras” pueden servirte para otra comida.
  • Con el consumo de agua: cerrar grifos mientras fregamos los platos, mientras nos enjabonamos en la ducha, mientras nos lavamos los dientes. Aprovechar el agua de la cocción de las verduras o el agua que tira el aire acondicionado para regar. Ojo! ¿alguien ha probado a enfriar el agua de cocer las alcachofas y beberla fría con un toque de sal? ¡Está riquísima!
  • Con la electricidad:
    • Apagar las luces cuando no hagan falta o no encenderlas cuando no sea necesario.
    • Aislarnos para el frío y calor. Y si esto nos supone un gran esfuerzo económico (aunque a la larga nos recompense porque gastaremos menos y pagaremos menos electricidad) siempre podemos: cerrar bien puertas y ventanas de la habitación donde esté funcionando el aire acondicionado o calefacción (para que no se escape demasiado a otras zonas de la casa donde no lo necesitamos), asegurarnos de poner estos aparatos a una temperatura correcta para que refresque o caliente pero sin necesidad de gastar más (el aire acondicionado a 21 grados enfría y no necesitamos ponerlo a 17, por ejemplo).
    • Usar bombillas y electrodomésticos de bajo consumo.
  • Seamos menos consumistas enseñemos a nuestros hijos a serlo:
    • Basta de comprarles decenas de juguetes por Reyes, cumpleaños, santoral, comuniones, por pasar de curso, porque llega el verano… Antes no éramos menos felices por tener menos juguetes y ahora lo que les cuenta es cuántos juguetes tienen y no en jugar con los juguetes…
    • Reutilicemos todo lo que podamos tanto para nuestros hijos como con nosotros mismos: No olvidemos que reutilizando haremos que no se necesiten nuevos materiales para fabricar nuevas cosas y sin fabricar estaremos contaminando menos también.
      • Particularmente nosotros teníamos claro que no podíamos hacer una inversión como la que supone comprar todo lo necesario para nuestra bebé y si a eso le añadimos que no nos importa reutilizar y que tenemos la suerte de tener familiares a quien pedírselo TODO lo que Cheibaby tiene es de Segunda mano: cuna y todos sus accesorios (sábanas, edredores, mantas, chichoneras…), carro y todos sus accesorios (maxicosi, silla, fundas etc), minicuna y accesorios, hamaquita, parque-cuna, andador, trona… y ropa MUCHA ROPITA de sus primas y de amigas que queda nueva y que no nos importa que sea de otros bebés.
      • Yo he sido siempre de usar ropa de mis hermanas y en casa ya veis por lo que os mostramos que somos muy de reciclar y de dar una segunda vida a todo lo que podemos, muebles incluidos.
  • En el transporte: menos coche y más transporte público.Y también podemos compartir coche. O la opción más healthy: ir andando o en bici a los sitios cercanos (o donde queramos)  que nos permite también mantener la forma.

Y otros tantos usos y aspectos que se me escapan o que no conocemos pero que estamos abiertos a que nos comentéis.

Como veis tampoco es tan complicado poner nuestro particular granito de arena y además de ayudar al planeta (que sólo tenemos este y hay que cuidarlo para nuestros hijos) hay que mirar el lado positivo para nosotros mismos: todos estos trucos nos ahorran un buen pico 😉 😛

¿Cómo contribuís vosotros a proteger el planeta?

Anuncios