Tengo este borrador desde 2017 y nunca llego a publicarlo y al hilo de lo que os contaba sobre #ConciliaMálaga2019 quiero daros mi opinión sobre la Conciliación laboral y familiar

A ver, empecemos por el principio: Según la RAE conciliar es “conformar dos o más proposiciones o doctrinas al parecer contrarias”.

  • En el sentido estricto de la palabra, Conciliación se refiere a “compatibilizar familia y trabajo”
  • En el sentido amplio, hablamos de conciliación laboral y familiar refiriéndonos a equilibrar todas las facetas de nuestra vida (familia, trabajo, tiempo personal y de ocio etc) con el objetivo de mejorar en todos estos aspectos y conservar nuestra salud mental intacta (o lo mejor que se pueda) Es decir, ser padre/madre, trabajador/a y persona y no morir en el intento.
  • Y además, que no se nos olvide que aún vivimos en una sociedad en la que el pensamiento de que “la mujer debe estar en la casa cuidando de los hijos” desgraciadamente está muuuuuy extendido. Con lo cual, ser madre y trabajadora es, si cabe, más difícil. Y ya ni hablemos de que tengas suerte de no encontrarte con algún/a imbécil que piense que eres malamadre o peor madre por irte a trabajar y no quedarte en casa…

Como se desprende de esta definición, un problema importante de nuestra sociedad es el “enfrentamiento” que existe entre el desarrollo de la vida familiar y personal y el desarrollo de la vida profesional y por tanto, de la necesidad de armonizar ambos.

La conciliación personal, familiar y laboral se puede definir como “La participación equilibrada entre mujeres y hombres en la vida familiar y en el mercado de trabajo, que sólo se consigue (o se conseguiría, porque no es real) a través de la reestructuración y reorganización de los sistemas, laboral, educativo y de recursos sociales, con el fin de introducir la igualdad de oportunidades en el empleo, variar los roles y estereotipos tradicionales, y cubrir las necesidades de atención y cuidado a personas dependientes“.

Conciliar la vida personal, familiar y laboral es un derecho de la ciudadanía y una condición fundamental para garantizar:

– La igualdad entre mujeres y hombres: que las mujeres, por serlo puedan acceder al mercado de trabajo y permanecer en él sin que su situación familiar sea un elemento que afecte negativamente a las posibilidades de acceso al empleo o al acceso a puestos de responsabilidad. Que no por ser mujer te presupongan que te vas a reducir la jornada para cuidar a los hijos o que no te seleccionen para un puesto simplemente porque te puedas quedar embarazada…

– Que los hijos e hijas puedan ser cuidados y educados por sus progenitores. Y que las personas dependientes (padres, madres y otros familiares, incluso hijos en situación de dependencia) puedan ser atendidas por sus familias.

– Que cualquier persona trabajadora pueda mantener al mismo tiempo una carrera profesional plena y a la vez ejercer su derecho al cuidado de su familia, el desarrollo de su personalidad, su formación o el disfrute de su ocio y tiempo libre

¿Quiénes deben participar en la conciliación de la vida personal, familiar y laboral?

-Las familias: Los hombres y mujeres compartiendo equitativamente el reparto de las responsabilidades domésticas y familiares, rompiendo de esta manera los roles de género preestablecidos. Esto es, la corresponsabilidad sobre la distribución del tiempo. Del mismo modo los hijos e hijas deberán participar también en las tareas domésticas y familiares de acorde con su nivel de responsabilidad y desarrollo

-Las empresas: aplicando políticas de igualdad, e implantando medidas REALES de conciliación laboral, personal y familiar entre sus plantillas.

-Las Administraciones Públicas: apoyando la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres y diseñando políticas públicas familiares.

-Los sindicatos: impulsando la inserción de medidas de conciliación personal, familiar y laboral en la negociación colectiva…

Y podría seguir pero no me extiendo más.

Y después de esta chapa, mi conclusión falta TODO por hacer en este país. Yo no siento que pueda conciliar, por el contrario, siento que estoy perdiéndome como persona porque al no poder compaginar vida laboral, personal y familiar dedico todo mi tiempo libre a mi hija sacrificando así lo poco que me gustaría dedicarme a mí misma (y quizás suene egoísta incluso frívolo, pero sí, me gustaría tener media horita al día para mí… para no hacer nada absolutamente, para relajarme, para leer, para ir a la peluquería pintarme las uñas ir a comprarme ropa… Y creo que no soy la única en el mundo que piensa así)