En Octubre de 2016 nos convertimos en papás. Primerizos.

Como ya os he ido contando, hemos tenido la suerte de poder heredar y usar prestado prácticamente todo para ella: minicuna, cuna, cochecito, capazo, maxicosi, cambiador, bañera, ropa, juguetes…

Después de un tiempo usando todos los artilugios que nos venden, os doy mi opinión sobre lo que SÍ y lo que NO usaría o compraría si tuviese un/a segund@ bebé.

Os dejo la segunda parte:

Vigilabebés: SI. Ésto no lo heredamos ni nos lo prestaron, pero por suerte ganamos el Babymoov Touch Screen en un sorteo. Nuestro piso no es muy grande, pero se agradece el monitor para ver cómo está la niña (si llora, si tose, se destapa…) cuando la dejas en la cuna y (con suerte) es una de esas noches en las que la energía te llega como para aguantar viendo la tv un poquito o simplemente cenar… Si os lo podéis permitir, recomendado.

— Decenas de prendas de ropa: NO. En nuestro caso, heredamos de 3 primas + la hija de una amiga, así que imaginaos un bebé teniendo el armario de 4 personas… Siempre digo bromeando que ni la mejor de las modelos tiene el armario que tiene mi hija. Concretamente nosotros al final hemos acabado usando toda todita la ropa porque la niña crece y coge peso muuuuuy despacio; pero seamos sinceros, en los primeros meses en los que un bebé (que crezca a ritmo normal) a las 2 semanas ya no entra en la ropa… ¿Para qué quieres tanta si no va a darle tiempo de usarla?

Ropa y juguetes exclusivos para niña/niño, diferenciados por sexo: NO a la obligación de prendas rosas porque sea niña o azules porque sea niño. NO y 1000 veces NO. Nosotros heredamos la toquilla de un primito, era azul… pues cuántas y cuántas veces habré tenido que decir que no, que el bebé que había envuelto era una niña y toda la gente “ah, como va con eso azul…” Si hablo más del tema abro un debate que no quiero. Igual me pasó con una de las mochilitas portabebés y cuando respondí “señora la mochila es azul pero va la niña vestida de rosa ¿no la ve?” la siguiente respuesta fue “ah, es que no tiene pendientes“… GGGGRRRRR

Tacatá o correpasillos o andador: SÍ pero de los que se empujan. La verdad le tomé miedo a esos en los que el bebé va sentado con las piernas colgando por todo lo que leí sobre si le deformaba las caderas etc… Así que heredamos uno de los que se empujaban y ella más contenta que unas pascuas. Lo usó montonazo de tiempo y se divertía una barbaridad, de hecho se lo “quitamos” cuando vimos que ya lo empujaba agachada… Se le había quedado bajito pero pronto lo sustituyó por los carritos de bebé y el carro de la compra… ¿Puede alguien explicarme esa necesidad de los niños de empujar cosas a toda velocidad? 😀

— “Juguetes modernos” como los llama mi madre: Habréis deducido ya a estas alturas que no somos muy de gastar, principalmente porque el sueldo no llega… Y la verdad, aunque nos encantan todo este tipo de juguetes educativos “modernos” como los llama mi madre… Me da mucha rabia que tengan precios tan desorbitados que no los hagan factibles a todos los bolsillos. Sí que es verdad que la mayoría tienen su versión DIY y que podríamos hacerlos en casa, pero la pena es que escasea el tiempo… A lo que vamos: tener tener, la niña tiene el juego de frutas para cortar (una imitación que encontré en Aliexpress y que da el pego perfectamente… perdón, la encontraron los Reyes Magos ;D ) y un quietbook maravilloso que fue regalo a medias entre los abus y los papis para su segundo cumpleaños. Nos gustaría mucho una mesa de luz y a mí me habría encantado haberle pedido con más tiempo a la abu y a la madrina que nos hubieran hecho una manta recoge juguetes, pero ya vamos tarde jejeje

Y con esto creo que hemos repasado los más básico ¿algún cacharro más que consideréis imprescindible? ¿Alguna opinión diferente?