A lo que vamos… HEMOS DEJADO EL PAÑAL ¡¡¡¡¡¡¡¡Yuhuuuuuuuu!!!!!!!!!!!!!!

Este post (dividido en 3 partes porque no me quiero dejar nada en el tintero) no va sobre consejos, os voy a contar lo que ha sido nuestra experiencia y cómo hemos tenido que manejarla…

Durante el verano pasado, antes de que cumpliese los 2 años tuvimos una “prueba piloto” con este tema porque empezamos a notar que mojaba menos los pañales de la noche… El resultado: Un desastre. Le quité el pañal, la dejé sin nada y le enseñé su orinal explicándole para qué servía… Ella, como toda novedad lo recibió súper bien; pero a la hora de la verdad se hizo pis encima y pilló tal trauma (nuestra teoría es que no le gustó por escrupulosa, desde siempre no lleva nada bien eso de mancharse involuntariamente) que estuvo casi 5 días que hacía pis 2 veces al día y porque “se le escapaba” incluso teniendo pañal porque inmediatamente lo pusimos de nuevo pues no teníamos necesidad de andar en un disgusto cuando todavía era pronto.

Al empezar el curso en la guardería ya nos comentaron que llegando el buen tiempo sería lo ideal empezar a quitarlo, poco a poco etc… Yo les comenté que no teníamos prisa por lo que nos había pasado y creo que alguna que otra vez lo intentaron sin éxito. Sin embargo, allá por febrero o así varios de sus compañeros ya comenzaron en casa con el tema y entonces en la guardería ya los iban poniendo a hacer pis. Entiendo que al ser varios niños ya los que hacían pis, tomaron la dinámica de llevarlos cada cierto tiempo y cuál fue mi sorpresa que un día al recogerla me dijeron que ¡había hecho un pis en el WC! ¡¡¡Os juro que de la emoción me arrodillé en el suelo para abrazarla!!!

A pesar de la prudencia que habíamos seguido, ya notábamos que el pañal de la noche rara vez amanecía mojado y que ella te avisaba inmediatamente después de hacer pis y caca para que le cambiases el pañal. Nos vinimos muy arriba y sacamos toda la parafernalia de nuevo… Tenemos un reductor de WC, y 2 orinales: uno más pequeño y básico (el de IKEA) y uno muy cuco con su muñeca y una “cadena” para tirar cuando hay algo y suena aplausos…

Hablamos con ella, le explicamos que no pasaba nada si se manchaba porque la ropa se lava y el suelo también (aquí insistimos porque ella es la que le daba importancia y nos lo hacía ver) Pues ni flores. Volvimos otra vez al trauma pero esta vez con una niña 6 meses mayor y sus consiguientes rabietas ya “con fundamento”… Hablo de rabietas de ponerse colorada, de llegar a estar 40 minutos aguantando el pis mientras lloraba, patalear y pedir a pleno pulmón PAÑAAAAAAAAAAAAAALLLL PAÑAAAAAAAAAAALLLLLL PAÑAAAAAALLLL.

Empezamos a leer y escuchar consejos y poner en práctica los que creíamos que podían servir:

  • Decidimos dejarlo de nuevo y darle otra vez margen, que ella decidiera el ritmo. Aun así de vez en cuando lo intentábamos… El pis antes del baño, el pis de la mañana en los findes… Tuvimos otra vez un retroceso de aúpa, a volver a 4 días con 1 pis al día…
  • La llevamos a escoger braguitas pensando que si estaba implicada, tendría más interés… No se me olvidará cómo en Primark escogió todas las braguitas que quiso y cuando le expliqué que “las braguitas son para no llevar pañal” las estampó en el suelo al grito de “no quiero braguitas, no me gustan”
  • Fuimos a la playa una tarde pensando que mientras juega en la playa, se le quita el pañal y se queda con su bañador y le gusta. Le explicamos que no tenía pañal y que pidiese pipi… Error. En cuanto tuvo ganas de hacer pis (o caca, no recuerdo) dijo “mami ya no me gusta la playa, vamos a guardar todo y vamos a casa” Y fue capaz de aguantar hasta llegar a casa (hablamos de más de 15 minutos de paseo) sin hacer pis ni caca (aún con el pañal puesto desde la playa) hasta que no llegamos y se relajó en casa no lo hizo.
  • Trajimos a casa a sus amiguitas que sí hacían ya pis y caca en el WC “por si se anima” Y ella dijo que no, que ella tenía su pañal (palabras textuales)
  • Le pregunté a la seño en la guardería si veía conveniente que, una vez se acabasen los pañales “no repusiéramos”
  • La llevábamos al parque con unas braguitas encima del pañal…
  • Ya estábamos seguros de que controlaba los esfínteres pero aún así casi han sido 2 meses en que la recogíamos de la guarde y allí ¡oh, sorpresa! sí que hacía pis en el wc, un día una vez, otro día ninguna, un día 2 veces… Pero en casa NADA DE NADA.

 

Continuará el miércoles, pero mientras idme contando vuestras experiencias ¿algún trauma más por la sala?